Lo sé, sé lo chungo que es dejar tu trabajo para lanzarte a una aventura que no tienes ni idea de hacia dónde te llevará.

Seguro que te vienen muchos pensamientos de éste estilo:

¿Y qué haré si dejo mi trabajo?

¿Y de qué viviré durante mi año sabático?

¿Encontraré otro trabajo igual?

¿Estoy dejando escapar una buena oportunidad laboral?

¿Y a la vuelta que pasará?

Si de verdad sueñas con cogerte un año sabático, la clave está en que te preguntes hasta cuándo quieres seguir así.

A no ser que ya te esté bien tu vida actual (la cual incluye muchos años hasta que te jubiles… pffffff) tendrás que pasar del inmovilismo a la acción.

No te va a quedar más remedio que atravesar todos los obstáculos que te impiden avanzar.

Ese es el Camino del Guerrero, y los guerreros actúan con una valentía y coraje implacables.

¿Recuerdas a James Bond, el Zorro o Braveheart? ¿Acaso crees que se rindieron a la primera de cambio?

Pos va a ser que no.

Ellos lucharon por una causa, y tú debes luchar por la mayor causa de tu vida: ser libre y feliz.

¿Eres tú también uno de ellos?

Si ya lo eres, ¡no sabes cuánto me alegro!

Y si aún no has logrado reunir la valentía suficiente para dejar tu trabajo y ser libre, espero que lo que hoy te voy a contar pueda ayudarte un poco.

De momento, déjame decirte que tengo buenas noticias para ti.

No estoy aquí para ayudarte a que vivas una vida mediocre, estoy aquí para ayudarte a brillar y ser la mejor versión de ti mismo.

Y estoy aquí para que amplíes tu campo de visión: desde un nuevo ángulo las cosas son más fáciles de lo que parece y hay más opciones de las que crees.

¿Te animas a descubrirlas conmigo?

¡Vamos allá!

 

No se trata de…

 

No se trata de que te conviertas en un perro-flauta

 

Eso que quede claro.

Por si acaso la idea de dejar tu trabajo y cogerte un año sabático te suena a convertirte en perro-flauta, estás muy equivocado.

Dependiendo del dinero que ahorres, te permitirá estar más o menos tiempo sin trabajar y disfrutando de la vida. Pero a no ser que seas rico y tengas una cuenta con muchos ceros, más pronto que tarde te va a tocar volver a currar.

Otra cosa es qué nuevo significado le das a la palabra “currar”. Pero eso lo veremos más adelante.

En mi caso, yo pude pasarme 7 u 8 meses viviendo una vidorra del copón (viajando, visitando lugares increíbles), pero antes de quedarme sin un duro, tuve que empezar a llevar a cabo mi plan B para poder subsistir.

Osease, trabajar.

Osease, buscar una manera de obtener ingresos.

En mi caso, empecé a crear éste blog 🙂

 

No se trata de que te tires por un puente

 

No. No puedes dejar tu trabajo mañana si no has planificado antes una estrategia o plan de acción.

No creo en las decisiones tomadas precipitadamente y sin valorar bien todas tus circunstancias que pueden jugar a tu favor o en contra.

Para que tengas éxito en la vida, tienes que convertirte en muy buen estratega, al mismo tiempo que en un excelente “seguidor de tu corazón”.

Para poder dejar tu trabajo, tu estrategia debe contemplar:

  • ¿Cuánto dinero quieres ahorrar?
  • ¿Por medio de qué fuentes de ingresos vas a ahorrar ese dinero?
  • ¿Cuánto tiempo calculas que necesitarás para ahorrar ese dinero?

A partir de ahí, verás más claro cuánto tiempo más tienes que seguir trabajando y ahorrando, y cuando podrás iniciar finalmente tu año sabático.

 

No se trata de pretender controlarlo todo al 100%

 

Olvídate de esto.

No malgastes tu energía, porque la necesitarás para otros asuntos más importantes.

Céntrate en resolver los problemas que puedas tener en el momento presente y apaga el interruptor de “pensamientos de futuro”.

De eso ya te encargarás cuando llegue su momento.

Pero para lograr esto, deberás aprender a aceptar la incertidumbre, algo que te cuento con más detenimiento en éste otro post de la colección “Operación año sabático”.

Así pues, la RECETA MÁGICA consiste en:

Planificación de una estrategia + pequeñas dosis de locura.

 

Se trata de un proceso de reinvención profesional

 

No sé cuan satisfecho estás con tu vida laboral, pero pondría la mano en el fuego que te gustaría mejorar alguna de éstas cosas:

  • Trabajar menos horas
  • Ganar más dinero
  • Tener más tiempo libre
  • Tener más libertad horaria y geográfica
  • Realizar otro tipo de trabajo que te apasione más
  • Sentir que además de ganar dinero, ayudas a que el mundo sea cada día un poquito mejor.

Si has respondido “SI” a alguno de éstos puntos, o peor aún, TODOS ELLOS, un año sabático te irá fenomenal.

¿Por qué?

Pues porque tendrás tiempo de sobras para sentir en qué dirección quieres seguir en la vida y/o que cambios a nivel profesional te gustaría hacer después de tu regreso.

Es absolutamente necesario tomar un poco de distancia del sistema para dejar de estar “contaminado” por toda la influencia social y sentir con más claridad hacia donde te lleva tu corazón.

Si todo esto que te cuento, lo tienes claro, te gusta, te motiva, te resuena…

Demos un paso más.

 

¿Cómo puedes atreverte a dejar tu trabajo?

 

Lo que compartiré contigo ahora son algunas ideas que si las llevas a la práctica te acercaran a tu objetivo.

 

#1 Ponte la miel en los labios

 

Lo primero que te recomendaría es que te leyeras el post:

15 motivos por los cuáles no debes renunciar a tu sueño de cogerte un año sabático… ¡Actúa o muere!

Te aseguro que te inspirará y te animará a pasar a la acción.

En él te doy 15 motivos por los cuáles no debes renunciar a tu sueño. De hacerlo, deberás afrontar algunas “consecuencias” que te acompañarán de por vida.

¿Truco o trato?

 

#2 ¡Pues con un par de huevos!

 

Planificas tu estrategia y el día que decidas te plantas en el despacho de tu jefe y se lo sueltas, tal cual.

 

#3 Visualiza la cita con tu jefe

Para ello puede ayudarte enormemente, la técnica de visualización.

Antes de “el dia X”, prepárate mentalmente para ello, para garantizar que será un éxito y no saldrás corriendo cuando llegues a la puerta.

Visualiza como el día que vas a ir a hablar con tu jefe, te levantas tranquilo y sereno, desayunas, te vistes y te diriges a tu trabajo, contento porque estás a punto de dar un gran paso.

Visualiza que llegas a tu trabajo y caminando a paso sereno, te diriges hacia el despacho de tu jefe. Llamas a la puerta. Te invita a entrar. Te sientas.

Imagina que estás tranquilo y seguro de ti mismo. Entonces le cuentas lo que tienes que contarle.

Para sorpresa tuya, tu jefe te facilita las cosas y te dice que no hay ningún problema, que entiende tu decisión y te anima a que lo hagas. Y de postre te dice… ¡si yo pudiera, también me cogería un año sabático! 🙂

Tal vez puedes visualizar como te abre las puertas para que vuelvas a después de tu regreso.

Esto es sólo un ejemplo de visualización… pero por visualizar… ¡puedes visualizar que hasta te regala un cheque en blanco! 🙂

Pensamiento positivo al poder.

Funciona.

 

#4 Cultiva tu valentía, el coraje y la determinación

 

Focaliza tus pensamientos y mira que tus acciones estén alineados con ellos.

Deja ya de marear la perdiz, de dejarlo todo para mañana, de darte excusas, de mantenerte instalado en el rol de víctima y patito feo.

Deja de entrar en Facebook y ver como otros hacen realidad sus sueños mientras tú te quedas estancado sólo dándole al “like”.

Se íntegro y consecuente con tus sueños.

Y si no lo haces… prohibido quejarte.

Esa es tu elección, ¿verdad?

 

#5 Haz una lista de pros y contras

 

Coge ahora mismo papel y lápiz y haz una lluvia de ideas.

Apunta argumentos por los cuales dejar tu trabajo y una lista de cosas que conseguirás cuando te liberes de él.

Pregúntate:

¿Qué ganaré si soy capaz de dejar mi trabajo?

¿Qué perderé si NO soy capaz de hacerlo?

Verás que ahí aparecerán muchas ideas interesantes que te harán reflexionar.

Probablemente tienes mucho que ganar y poco que perder, porque como te decía antes, no se trata de no trabajar nunca más, se trata de que hagas un parón de tu vida para disfrutarla mucho más.

Para volver a lo mismo de antes, ¡siempre estás a tiempo!

#6 Descárgate mi EBOOK GRATIS y léelo

 

Si no lo has hecho aún, no sé a qué esperas.

Puedes hacerlo AQUÍ

TAPA EBOOK 3D PNG-Super reduced

El ebook contiene altas dosis de inspiración que te ayudarán a ir cogiendo la claridad y convicción en tus ideas para llevar a cabo los objetivos que te propongas.

Además de ayudarte a superar todos tus miedos 1 a 1, podrás elaborar un plan de acción individualizado gracias a los ejercicios y reflexiones que te propongo.

Ale, ¡ya tienes deberes!

 

#7 Cultiva tu mente

 

Debes entrenar tu mente para entender un concepto básico: LA  IMPERMANENCIA.

Esto los budistas lo tienen muy claro. Todo nace y todo muere. Todo empieza y todo acaba. Nada es para siempre.

Apegarnos a personas, objetos, rutinas, o en este caso el trabajo, puede ser un gran obstáculo para nuestra evolución personal.

La clave está en que entiendas la naturaleza impermanente de las cosas y que el mundo no se acaba por mucho que eso en concreto sí se acabe.

El mundo no se acaba ni cuando dejas un trabajo, ni cuando se muere un familiar querido, ni cuando la vida te da un duro golpe.

Ver la vida con una perspectiva más desapegada te hace más libre y feliz porque aprenderás a aceptar la vida tal cual es, fluyendo con ella.

Para ello, te recomiendo que practiques la meditación.

Con 10 minutos al día lograrás focalizar mucho más la mente y bajar el ruido de todos esos pensamientos de miedo e inseguridad que tanto pretenderán alejarte de tu sueño.

 

#8 Pon las terapias alternativas a tu servicio

 

Si tu problema es que eres una persona miedosa, insegura o no tienes la suficiente valentía para tomar decisiones, yo de ti no me lo pensaría más.

Además de lo que te he ido contando hasta ahora, utiliza algunas terapias alternativas. Te ayudarán enormemente. Doy fe de ello, pues yo las utilizo SIEMPRE en mi vida para TODO.

Lo ideal es que acudas a un terapeuta y te asesore, pero aquí te doy algunos ejemplos.

 

Para trabajar el coraje y la valentía:

  • Flores de bach: Nogal o mímulo
  • Gemoterapia: Ágata, aguamarina, amatista, cornalina, lapislázuli, ojo de tigre,…
  • Aromaterapia: Pimienta negra, bergamota, jengibre,…
  • Acupuntura

 

Y otra recomendación es que trabajes con el yoga, pues ya sabes que es una manera de armonizar, cuerpo, mente y espíritu.

Hay asanas (posturas) específicas para desarrollar el coraje y la valentía, como la del guerrero.

Aquí puedes ver algunas variantes:

http://www.aomm.tv/yoga-pilates-online/yoga/virabhadrasana-valentia-fuerza-y-confianza/

 

¡Esto es una transición a algo mucho mejor!

 

Ten en cuenta que el hecho de plantearte cogerte un año sabático removerá muchas cosas en ti, y probablemente, te darás cuenta de tantas cosas, que no querrás volver a tu vida “normal”.

A tu trabajo “normal”.

A trabajar tropecientas horas para ganar un sueldo ridículo.

A vivir estresado y sin tiempo para ti.

A la rutina de siempre.

Mira qué generosa es la vida, que te da la oportunidad de recomenzar.

Ahora que te estás planteando dejar tu trabajo para cogerte un año sabático, es hora de replantearse muchas cosas más.

De dejar morir antiguas ideas o creencias que te impedían ser libre.

De abandonar patrones de pensamiento que te mantenían esclavizado.

De plantearte si quieres seguir realizando un tipo de trabajo que iba en contra de tus valores.

Qué pasará en tu vida, no lo sabes ni tú, ni yo, ¡ni nadie!

Limítate a seguir las instrucciones que el Universo te irá enviando, y creéme, te enviará muchas.

Durante éste año sabático dedícate a escuchar los mensajes de tu corazón y seguir tu verdad, y estoy segura que a tu regreso, tu vida profesional tendrá otro sentido mucho mayor.

Pero para revolucionar tu vida, tendrás que revolucionar tu pensamiento.

¿Y me dejas a mí revolucionar el tuyo?

Te animo a que mires éste video.

Sin duda alguna es uno de mis preferidos. Lo he visto tropecientas veces ya porque cada vez que lo veo siento que me pone las pilas a tope!!

Disfruta de él durante unos minutos…

 

El día que me pregunté a mi misma ¿eres libre?

 

Cuando yo me planteé ésta pregunta, seria y honestamente, y mi respuesta fue un claro y rotundo NO, tendríais que ver la cara de póker que se me quedó.

Imaginarme a mí, Cintia, yo “toda orgullosa” con mi vida… mi pisito, mi coche, mi trabajo de maestra como funcionaria, mi salario fijo y estable cada mes…

Peeeeerooo… SIN LIBERTAD.

Trabajaba de maestra de educación primaria. Ganaba un sueldo de 1700 euros, (que no está mal), pero había varios problemas:

  • Me lo gastaba casi todo pagando facturas viviendo plenamente inmersa en un sistema totalmente consumista.
  • Y además, tenía que trabajar muchas horas para ganarlo.

Si trabajaba más horas (que las trabajaba, y de largo) nunca era recompensado económicamente ni con más tiempo libre.

Lo que yo ganaba y las horas que trabajaba me las marcaban otros. El sistema. Yo no podía decidir sobre nada.

Y encima, cuando querían me rebajaban mi sueldo y se quedaban tan a gusto.

Resultado.

¿Me compensaba? No.

Al principio obviamente sí me compensaba, pero llegó un momento que me di cuenta que para seguir viviendo del modo en que vivía debía pagar un precio muy elevado: mi libertad.

Dicho de otro modo, estaba firmando un pacto con la esclavitud.

Cuando inicié mi año sabático, me di cuenta de lo bella que es la vida, hice cosas que no cambiaría por nada del mundo, tomé conciencia de cuántos sueños me quedan aún por cumplir y de lo mal que había estado gestionando el tiempo hasta ahora.

Cuando abrí los ojos a esta realidad no me moló nada la idea.

Llegué a la conclusión de que cuando un trabajo te esclaviza más que te da libertad… tal vez haya el momento de replantearse muchas cosas.

Eso me llevó a emprender una nueva vida como nómada digital y darme cuenta que debo hacer muchos cambios para vivir la vida tal como siempre he soñado.

Álvaro, en su blog Autorrealizarte habla justamente de reinvención profesional. Además, te ofrece un EBOOK GRATIS: 50 ideas para reinventar tu profesión usando tu talento.

Una vez dicho esto…

 

#1 Sueña a lo grande, cree en lo “imposible”!

 

Te has imaginado alguna vez…

¿Lo que sería trabajar 4 horas a la semana?

¿Lo que sería trabajar desde cualquier parte del mundo con tu ordenador?

¿Lo que sería cobrar 70, 100 e incluso 200 euros por una hora de tu trabajo?

¿Lo que sería trabajar con un horario flexible, ni más ni menos que el que tú decidas?

¿Lo que sería ganar dinero sin hacer ningún tipo de esfuerzo, todo mediante ingresos pasivos?

Pues déjame que te diga, que todo esto es posible.

Yo no he llegado ahí (todavía), pero estoy en ello, esforzándome para diseñar un sistema de trabajo que me permita vivir con la mejor calidad de vida posible y ganando mucho más dinero del que ganaba (y poder seguir viajando… yuhuuuuu)

Solo sé una cosa. Mis sueños son tan grandes… ¡que me va a tocar currar mucho para conseguirlos!

Pero estoy dispuesta a ello.

Si tú también quieres otra vida mejor, te va a tocar también saltar a un nuevo paradigma.

Ponte a soñar ¡pero sueña a lo grande!

 

 

Inspírate en casos de éxito

 

Si Tim Ferriss (el autor del libro best-seller “The 4 hour week” – La semana de 4 horas)  o Steve Jobs (el creador de Apple) te pudieran ver ahora por un agujero, ¿sabes lo que pensarían?

¡Que eres un pringao!

Ni más ni menos que lo que era yo hasta hace dos días.

Ellos fueron unos valientes que se reinventaron personal y profesionalmente y dieron más valor a su tiempo.

Gracias a dar valor a su tiempo, muchas personas (empresarios, escritores, filósofos, coaches, conferenciantes,…) de la talla de Oprah Winfrey, Eckart Tolle o Tony Robbins han creado grandes “imperios”. Grandes vidas. Grandes máquinas de hacer dinero mientras hacen algo fundamental para ser feliz: ayudar a la gente.

Desde que me he metido un poco más en la movida online, estoy conociendo muchos casos de éxito, escritores famosos, bloggers, personas “normales” como tú y como yo, que se han reinventado y ahora viven “una vida de sueño”.

Por eso te animo a que lo hagas tú también.

Si tu ejemplo a seguir, es el vecino del quinto que trabaja como un condenado por un sueldo de mierda, acabarás siendo como él.

Pero si tu ejemplo a seguir, son grandes líderes emprendedores que se ganan la vida construyendo un mundo mejor, tú también acabarás siendo como ellos.

 

En conclusión

 

Si estás dispuesto a ir a por todas, un año sabático puede convertirse en el mejor momento de tu vida para hacer cambios radicales y plantear un nuevo futuro.

Ten en cuenta esto.

Tu año sabático pasará. Durará un año, dos, cinco. Pero tu vida es muy larga para pasarla subsistiendo esclavizado a un trabajo que no cubre del todo tus necesidades.

¿Te sumas al reto de convertir tu año sabático en una vida sabática?

 

¿Te ha sido de utilidad este post?

¿Te ha inspirado o ayudado en algo?

Si es así, AGRADECERÍA ENORMEMENTE que lo compartieras en tus redes sociales, así me ayudas a hacer felices a más personas… ¡y me ayudas un montón a difundir mi proyecto!

 

Ahora dime tu…

¿Sientes que el miedo a dejar tu trabajo te impide cogerte un año sabático?

¿Consideras que profesionalmente has llegado a tu máximo potencial, o aún puedes logar muchas más cosas?

¿Cuál es tu mayor sueño a nivel laboral?

¡Te espero en los comentarios!

 

Cintia

Mi misión es ayudarte a que cambies tu vida durante un año sabático gracias al poder de la meditación, el desarrollo personal y el crecimiento espiritual. Te acompañaré en las diferentes etapas del proceso: antes, durante y después para que te transformes física, mental, emocional y espiritualmente. Además, tengo un regalo para ti. Déscargate mi GUÍA GRATIS: "Los 7 errores de novata que debes evitar al planificar el mejor año de tu vida"
Shares
Share This