Sé honesto contigo mismo, ¿cuántas veces en la vida te ha venido el deseo de hacer un parón y dejar de trabajar por un tiempo?

¿Cuántas veces hubieras dado un puñetazo encima de la mesa y hubieras dicho “¡basta ya!”?

¿Cuántas veces has soñado con unas vacaciones más largas o… indefinidas…?

Una vez leí (no sé dónde) que cuando tienes una idea una vez, es tan sólo una idea. Cuando tienes una idea dos veces, para atención porque esa idea se ha vuelto a repetir. Cuando tienes esa idea por tercera vez: ALERTA! ¡Ahí hay un mensaje para ti!

¿Qué te está diciendo la vida con esa idea que se repite una y otra vez?

Y ya no te digo si esa idea la tienes cada día, a cada momento o muy frecuentemente. Si la oyes, pero no le haces caso, lo que estás haciendo es reprimir esa voz interior ¡que te está vociferando para que la escuches!

Para mí, la palabra “RENUNCIAR” a un sueño me suena muy fuerte (no se a ti). Renunciar me suena a:

  • Decir “adiós” a algo que deseo mucho.
  • Aceptar con resignación antes que luchar por lo que verdaderamente quiero.
  • Conformarme con algo “mediocre” cuando puedo vivir algo mucho más grande.
  • No creer lo suficiente en mí como para ser capaz de cambiar mi realidad.

Será que nací rebelde sin causa, será que mi ser no comprende la palabra “renunciar”, será que creo demasiado en el inmenso potencial del ser humano… sea lo que sea, considero que deberías hacer todo lo posible antes de renunciar a tu sueño.

Yo he hecho realidad el mío y lo que se siente es tan inmensamente grande, ¡que me gustaría hacerte un trasplante de consciencia para que lo sintieras tú también!

A continuación, te explico unos cuantos motivos por los cuales NO deberías renunciar a tu sueño de cogerte un año sabático.

15 motivos que no debes olvidar nunca

#1 Las mismas acciones, conducen a los mismos resultados

 

¿Cómo puedes pretender cambiar tu vida, si no cambias nada?

Necesitas realizar acciones diferentes, para que los resultados en tu vida sean otros.

Tienes que diseñar una nueva estrategia que te conduzca a los objetivos que deseas, pero una estrategia planificada e inteligente, un plan de acción lleno de fuerza y sentido para lograr lo que quieres.

Si tu vida o tu trabajo no te satisfacen de todo pero sigues levantándote una mañana y otra, y sigues igual un día tras otro ¿piensas que tu vida cambiará y se volverá estupenda y maravillosa por arte de magia?

 

#2 El tiempo va pasando, y tus neuronas van desapareciendo…

 

Los años pasan, y la juventud también. Bien es cierto que siempre se está a tiempo para tomarse un año sabático, pero hay cosas que (si duda alguna) cuánto más joven se es, mejor.

Con el tiempo es posible que tus circunstancias cambien (hijos, los padres mayores, problemas de salud…) ¡Aprovecha la energía que tienes ahora y no dejes pasar más tiempo!

¿A qué estás esperando?

 

#3 No arrepentirte por todo aquello que no hiciste

Llevarse a la tumba el sentimiento de “no aproveché lo suficiente mi vida”, “fui un cobarde”, “dejé pasar mi tiempo y mi juventud, y ahora ya es tarde” creo que no es un sentimiento agradable para nadie.

Trabaja todo lo posible y haz todo lo que esté en tus manos para que el día de mañana no tengas que arrepentirte de nada.

Deja de mirar como los otros hacen realidad sus sueños mientras tu simplemente “sueñas” con ello. Deja de ver pasar los días en el calendario y échale un par de huevos al asunto.

Deja la pereza que da ponerse en marcha, porque verás que cuándo lo hagas ¡cargarás baterías a tope!

¡Conviértete en el héroe o heroína de tu vida, aquí y ahora, antes de que sea demasiado tarde!

 

#4 Nunca se producirán las circunstancias perfectas

 

Muchas veces posponemos nuestras decisiones con excusas varias esperando a que llegue el “momento perfecto” y todos los astros en el universo se alineen a nuestro favor. Eso es bastante difícil (o imposible).

En unos casos tendrás el dinero, pero no tendrás el tiempo. O tendrás el tiempo, pero no podrás porque estarás enfermo o porque sentirás que “ya eres mayor”. O tendrás el tiempo y el dinero pero ahora tendrás que cuidar de tus padres…

Piensa que las excusas acostumbran a venir de la mente que siempre busca mil razones y justificaciones para todo. El corazón no necesita tantos “porqués”. Porque quiere, ¡y porque si! Punto pelota.

¡Piensa que nunca será todo perfecto, y lánzate cuando llegue tu momento!

 

#5 Pagas el elevado precio de no seguir tu Verdad

 

Tu Verdad es esa voz interior que te guía y te susurra al oído mostrándote el camino que debes seguir, rumbo a tus sueños, de acuerdo a tus valores y lo que es importante para ti.

Amigo, en el fondo de tu ser sabes lo que quieres, ¡lo que pasa es que admitirlo a veces da mucho miedo!

Mirar cara a cara tus anhelos más profundos requiere mucho valor. En el caso de que seas consciente de ellos pero no los afrontes corres un gran riesgo: perderte en el camino, perderte entre la multitud siguiendo las verdades de otros mientras renuncias a la tuya propia.

Reflexiona sincera y honestamente: ¿sigues tu mentira, o sigues tu verdad?

 

#6 Hay una probabilidad bastante elevada de que no estés siguiendo tu misión de vida

 

Si en toda tu vida (larga, llena de trabajo y responsabilidades) no te tomas un tiempo para parar- descansar- reflexionar- sentir es bastante probable que vivas tu vida como si estuvieras en un bucle o rutina que te lleva, sin saber bien si es eso lo que realmente quieres.

Un año sabático es una etapa de tu vida que te permite reflexionar a un nivel más profundo sobre ¿Qué quieres? ¿Qué es lo que te hace verdaderamente feliz? ¿Qué te gustaría hacer en la vida?

¿Quién eres? y otras preguntas de carácter “existencial” que son fundamentales que te cuestiones si quieres encontrar eso que llaman “seguir tu misión”.

 

#7 Estás aceptando vivir a un nivel de potencial menor del que realmente tienes

 

Todos tenemos un nivel de potencial enorme (somos multitalento, ¿recuerdas?). Los seres humanos tenemos una capacidad creativa infinita pero a menudo la suprimimos o infravaloramos porque no le damos tiempo y espacio para desarrollar las habilidades necesarias y que se manifieste.

Viviendo deprisa, sin tiempo, trabajando mil horas y lleno de obligaciones castras totalmente tu creatividad. Subsistes, no vives. Te vas mecanizando, no creas.

En esas condiciones, ¿cómo vas a desarrollar tu máximo potencial creativo? ¿Cómo vas a desarrollar nuevas habilidades y talentos si no tienes tiempo para ello?

Cogerte un año sabático es el momento perfecto para explotar al máximo todo ese potencial que tienes. Amigo… ¡no lo subestimes!

 

#8 Ganarás libertad tomando distancia del sistema

 

No es saludable estar adaptado a una sociedad profundamente enferma” decía Krishnamurti.

No me extenderé en éste post hablando del sistema y la sociedad, pero si algo tengo claro es que estando plenamente inmersos en el sistema, perdemos mucha libertad. Éste tan sólo pretende controlarte, y lo hace difundiendo entre la población mensajes de miedo y haciendo que pierdas tu poder personal (consumiendo, hipotecándote, creándote nuevas necesidades, alimentando el negocio de grandes multinacionales, sometiéndote a jornadas laborales infrahumanas…)

Tomar distancia del sistema te ayuda a emanciparte de él, a oxigenarte y poder tomar decisiones más acorde con tus principios sin estar tan influenciado.

Un año sabático es una etapa donde realizarás muchos aprendizajes y reflexiones, y te darás cuenta que no querrás seguir alimentando el sistema como lo habías hecho hasta ahora. Te darás cuenta que tu libertad es un tesoro de un valor incalculable, ¡y no estarás dispuesto nunca más a regalarlo a cualquiera!

 

#9 Tienes el poder de crear tu propia realidad

 

Si te olvidas de esto, la hemos cagado.

Haz una cosa. Coge boli y papel, anótalo BIEN GRANDE y cuélgalo en la nevera o tu mesa de trabajo. Ponte un reminder  cada día en el móvil o haz lo que quieras… pero por favor ¡métetelo en la cabeza de una vez!

No olvides que tienes el poder de crear tus propias circunstancias. Que no sean las más propicias ahora,  no quiere decir que no lo vayan a ser nunca. Simplemente se trata de que te pongas manos a la obra, a trabajar duramente para transformar tu realidad.

No eres víctima. No eres un perdedor. (Y si lo crees, es que el sistema te ha comido el tarro!) ¡Empieza AHORA a dar los pasos para llegar al lugar donde quieres estar mañana!

 

#10 Vas a vivir experiencias que no vivirás en tu cotidiana vida “normal”

 

Cogerte un año sabático es hacer un golpe de estado a la rutina. Saldrás de ese bucle en el que te encuentras cada día, haciendo siempre las mismas cosas, yendo a los mismos lugares y hablando de los mismos temas con las mismas personas.

Realizarás actividades nuevas, dejarás de mirar el reloj, te pararás a escuchar los pájaros, verás amaneceres, pintarás, leerás, te bañarás en el mar, escribirás tus memorias, te levantarás enérgico cada mañana, tendrás tiempo para hacer lo que más te gusta… ¡te sentirás más vivo que nunca!

¿La cosa pinta bien, no?

 

#11 Vas a conocerte a ti mismo

 

¿Te has planteado seriamente quién es ese ser que vive en ti?

¿Te has parado a reflexionar seriamente quién es ese que habla, que anhela, que siente, que sueña, que ama, que sufre?

¿Te has detenido alguna vez en tu vida a mirarle cara a cara, directamente a los ojos, a ese bello ser que vive en ti?

¿Has tenido alguna vez el valor de mirarte al espejo, dignamente y con la cabeza bien alta y de decirte a ti mismo: “Me comprometo contigo 100% para hacerte feliz”?

Amigo, deja ya de posponer el encuentro con tu verdadero TU. Deja ya de marear la perdiz o de ahuecar el ala entreteniéndote en asuntos banales, trabajos que no te aportan nada, relaciones que son “tapadera” de emociones y una vida a medias (¡si lo que quieres es salirte del molde!)

Responsabilízate de tu propia vida y de tu propia FELICIDAD (¡en mayúsculas!) y si ves que eso de cogerte un año sabático te está llamando… más no puedo insistir… ¡hazlo! Además de vivir una vida fascinante, cada vez estarás más cerca de la respuesta a la pregunta ¿quién soy yo?

Merece la pena, sin duda 🙂

 

#12 Entenderás que la vida es mucho más de lo que crees que es

 

Ahora vives tu vida en base a un tipo de creencias que has ido desarrollando mientras has ido creciendo. Digamos que vives en el momento presente con muchas ideas “antiguas” que no te has reformulado y siguen vigentes (porque les sigues dando poder) en tu vida.

Eso te mantiene en una versión limitada de la realidad. Tus ideas acerca de la vida, el trabajo, el dinero, el sistema, la pareja, el futuro,… están marcadas por tus experiencias previas.

Nuevas experiencias abren tu campo de visión y percepción de la realidad, haciendo que se amplíe tu nivel de consciencia.

De repente te das cuenta que la vida es mucho más de lo que creías (más importante, más valiosa, más sagrada, más mágica, más simple…) De repente nada es como parecía que era y empiezas a preguntarte: ¿Pero en qué mundo estaba viviendo yo hasta entonces?

Cogerte un año sabático es una auténtica revolución interior que te ayuda a ver mucho más allá de lo que puedes ver ahora, simplemente porque los antiguos moldes se destruyen y se crean otros nuevos.

¿Y aún te resistes a intentarlo?

 

#13 Aun te quedan muchos años de vida laboral

 

No sé cuántos años de vida laboral te quedan a ti, pero a mí por lo menos me quedan aún 30.

Calculando una media de 8 horas de trabajo diarias, durante un año (sin contar fines de semana ni vacaciones), me sale que aprox. me quedarían unas 52.800 horas de jornada laboral ¡Pá morirse!

20, 30 o 40 años de vida laboral son muchos años de trabajo, son muchas horas que invertirás haciendo algo que (tal vez) no te llena del todo o no te hace realmente feliz.

¿De verdad crees que no mereces un año de descanso? ¿Tanto te cuesta darte permiso para disfrutar de la vida mucho más de lo que lo estás haciendo ahora?

Los años van pasando. El trabajo seguirá estando ahí siempre, pero tu juventud, tu vitalidad y tu momentum pasarán…

 

#14 Volverás renovado y con las pilas a tope

 

Después de un año sabático volverás con mucha más energía de la que te fuiste porque habrás descansado tanto física como mentalmente. Eso hará que a tu regreso, seas también más eficaz y productivo en tus tareas.

Pero sobretodo volverás con ilusiones renovadas, con un nuevo rumbo a seguir en tu vida a nivel personal y profesional, volverás con más vitalidad y una gran sonrisa en la boca  ¡Pilas cargadas a tope!

 

#15 Te irás a dormir en paz cada noche

 

Las cosas te podrán ir mejor o peor. Será todo como esperabas o no, pero una cosa nadie te la podrá arrebatar: la paz interior de saber que estás siguiendo los mensajes de tu alma y los dictados de tu corazón.

No hay nada más inquietante para una persona que saber que tiene que hacer algo con su vida, pero sigue sin tomar decisiones.

Cuando tomamos decisiones de acuerdo a nuestros deseos más profundos, independientemente de cuáles sean los resultados, siempre nos quedará por dentro la profunda paz, el orgullo y la satisfacción de saber que estamos tomando las riendas de nuestra vida. ¡Y eso tiene un valor enorme!

Conclusión

Por cada motivo o excusa que te des para NO cogerte un año sabático, encontrarás otro motivo por el cual SÍ hacerlo. Tal como ves, motivos para lanzarte a vivir tu sueño hay muchos, y la recompensa es tan grande que ni te la imaginas… Por mucho que te lo cuenten… ¡tienes que vivirlo!

Si eres de los que aún tiene dudas, yo de ti me plantearía y reflexionaría más a fondo acerca de tu vida. Te sugiero que mantengas una conversación sincera y honesta con tu YO.

Déjate de máscaras y de mentiras, deja de camuflar tu verdad para no ver lo que hace años vas evitando. A los demás podrás darles excusas y “peros”, pero a ti mismo no te podrás engañar.

Cuéntate lo que quieras, pero hagas lo que hagas, ¡sigue siempre el camino que te lleve a la felicidad, la libertad y la realización personal!

Deseo de todo corazón que encuentres y sigas tu camino, ese que hará que cada noche te vayas a dormir en paz, habiéndote convertido en el héroe de tu propia historia.

¡Feliz conquista de tus sueños más profundos!

Cintia

 

¿Este post te ha servido o inspirado en algo?

Si te ha gustado AGRADECERÍA ENORMEMENTE que lo compartieras en tus redes sociales, así me ayudas a difundir mi proyecto… ¡y me haces saltar de alegría! 😉

 

Ahora me encantaría oírte…

 

¿Qué excusas te pones a tí mismo?

¿Alguna vez te has planteado la idea de cogerte un año sabático pero la acabas aparcando una y otra vez?

 

¡Nos vemos el el apartado de comentarios! 😉

Cintia

Mi misión es ayudarte a hacer un cambio de vida, reinventándote personal y profesionalmente durante un año sabático mientras te acompaño en tu proceso de desarrollo personal y crecimiento espiritual.

¡No te vayas sin mi regalo! Descárgate mi GUÍA GRATIS: "Los 7 errores de novata que debes evitar al planificar el mejor año de tu vida".

 
Shares
Share This