Me encuentro en la recta final de mi mis (casi) dos años sabáticos… ¡Madre mía! Me parece muy fuerte que ya hayan pasado 2 años… ¡2 años viajando!

Dos años que han sido increíbles, brillantes, transformadores…. que han marcado un antes y un después en mi vida, que han marcado un nuevo rumbo a seguir, que me han ayudado a autoconocerme, a saber quién soy, que quiero en la vida, de dónde vengo, hacia dónde voy, cuáles son mis prioridades o qué valores en mi vida son innegociables y cual es mi ruta a seguir para lograr vivir la vida de mis sueños.

Es tanto lo vivido que he necesitado unas semanas de digestión. De prepararme mentalmente para regresar a Barcelona y abrazar esta nueva etapa que empieza con el mismo cariño e ilusión con la que he vivido los últimos meses.

Honestamente, hace unas semanas todavía no me sentía preparada del todo para volver. Me sentía tan bien en mi vida libre (e ideal) en esta adorada isla de Tailandia en la que llevo viviendo ya más de 10 meses… que me daba mucha pereza y nostalgia pensar en desprenderme de todo esto.

Tan sólo me venía a la mente… «echaré de menos estas palmeras», «echaré de menos la libertad de la isla», «echaré de menos mi vida aquí»…

Pero empecé a darme cuenta que «tenía que cambiar el chip».

Ver la misma situación desde otra perspectiva. ¿Y si me focalizaba en todo lo bueno que tiene regresar? ¿Y si veía esto como un simple «hasta pronto» en vez de interpretarlo como un «adiós»?

Ciertamente, aquello fue solo un momento. A la que me puse a meditar, pensar y sentir las mil cosas positivas que tiene regresar… me di cuenta que nada es bueno ni malo, mejor ni peor. Y que hay muchos más motivos por los que alegrarse que por los que entristecerse.

Las cosas simplemente SON como son. SUCEDEN. La vida ES y transcurre independientemente de la interpretación que tú haces de las cosas.

Y… cha chan… ¡MAGIA!

Todo se transformó.

Dejé espacio para lo nuevo, para que la nueva vida que me está esperando entre en mí y me llevara hacia donde ella desee.

A día de hoy me siento plenamente preparada para volver, he abrazado el momento presente tal y como es, y la verdad es que tan solo puedo decir que lo que siento en una enorme GRATITUD, BENDICIÓN Y GOZO por todo lo vivido.

Pero eso no quita la INTENSIDAD del momento.

¡Tanto que contarte!

Prometo compartir contigo todo eso que quiero compartir, pues se que te puede ser de gran utilidad por si algún día te tomas un tiempo sabático tu también, por si tú también te planteas un cambio de vida… o si no haces nada de esto, pero te inspira en algo.

Para ello, quiero compartir contigo como se presenta mi regreso, en 3 videos.

– 9 cosas que siente mi alma ahora
– Lo que más me ilusiona de volver
– El reto nº1 al que me enfrento en mi regreso

9 cosas que siente mi alma a una semana de regresar de mis dos años sabáticos

 

Lo que más me ilusiona de regresar a Barcelona

Mi reto núm. 1 al volver después de 2 años sabáticos

 

Ahora cuéntame tú…

 

¿Te da miedo tomarte un año sabático por lo que pasará cuando regreses?

¿Crees que las emociones que surjan en el momento de volver no merece la pensa afrontarlas y verlas en positivo, más que un obstáculo insalvable?

Mil gracias por COMPARTIR LIBERTAD!- Cintia's Love in Action

Cintia

Mi misión es ayudarte a despertar espiritualmente y hacer un cambio de vida, para que alcances la felicidad, libertad y paz supremas encontrándote a ti misma durante un año sabático, o sin él. Te ayudaré a que realices tu propósito de vida ¡y te conviertas en la persona que has venido a ser!

¡No te vayas sin mi regalo! Descárgate mi GUÍA GRATIS: "Los 7 errores de novata que debes evitar al planificar el mejor año de tu vida".

 
Shares
Share This