Los sabios son personas que reflexionan a menudo y se hacen muchas preguntas.

Especialmente, hacerse preguntas existenciales nos llevan a un nivel mucho más profundo de autoconocimiento.

Sócrates, Platón, Pitágoras… fueron grandes maestros de la filosofía, las matemáticas, la ciencia, la espiritualidad… y si algo les definía era su poder de retórica: esto es, la capacidad de hacer y hacer-SE preguntas.

Del mismo modo, todos los hallazgos científicos surgen siempre de lo más simple que hay: una pregunta. Una pregunta que nace de una duda, una inquietud, una necesidad de saber.

¿La Tierra es plana? ¿Por qué los objetos siempre caen hacia abajo? ¿Por qué hay objetos que flotan? ¿De dónde proviene la sal del mar?

Pero nosotros ahora no estamos hablando de ciencia, estamos hablando de lo más nos interesa y es lo más importante que nos puede suceder: NUESTRA PROPIA VIDA.

Cuestionarnos las cosas nos ayuda a reflexionar, evaluar, tomar consciencia de las cosas y nos ofrece la posibilidad de “corregir” nuestro modus operandi y modus vivendi para poder vivir una vida más en coherencia con lo que de verdad queremos conseguir.

Si nunca tienes tiempo de pararte a reflexionar es muy probable que vivas una vida bastante inconscientemente, a la deriva, siguiendo a la masa o lo que hacen otros, o donde los acontecimientos van sucediendo y luego te lamentas por lo sucedido.

Una actitud reflexiva nos ayuda a prever y sobretodo, COMPRENDER.

 

  • ¿Por qué actué de esa manera?
  • ¿Por qué me siento siempre menos que los otros?
  • ¿De dónde nace tanta belleza?
  • ¿Existe el destino?
  • ¿El amor es una elección?

La importancia del hábito de reflexionar

Reflexionar sobre todo lo que sucede en tu vida en general sería comparable a salir de excursión con un mapa en la mano. Si a cada tramo que avanzas, vas localizando en el mapa dónde estás, y hacia dónde vas, es menos probable que te pierdas.

Aunque ya te digo, que en muchos momentos te perderás. Eso forma parte de la aventura. Sino la vida sería también muy aburrida, ¿no crees?

De lo contrario, si pretendes hacer esa misma excursión (una excursión larga, complicada, por caminos no señalizados…) y vas sin mapa, es muy probable que te pierdas.

Podría pasarte varias cosas: que te quedes por ahí perdido y tengan que venir a rescatarte, que te pases perdido unas horas, días, semanas o años pero al final encuentres el camino adecuado, o que llegues a algún sitio totalmente contrario al que estabas buscando.

Es como si por ejemplo, tú quisieras ir en dirección norte y aterrizaras en el sur, o que quisieras ir a Roma y te plantaras en Finlandia.

Pfffffff, ¡vaya rollo!

Errores los cometemos todos, pero con un poco de previsión (o reflexión) las cosas salen mucho mejor. Y más cuando se trata de algo tan grande como VIVIR, una aventura apasionante que nadie nos ha enseñado a recorrer y debemos aprender a hacerlo minimizando errores y el sufrimiento al máximo.

¡No reflexionar es ser un kamikaze en potencia! Espero que no seas tú uno de ellos…

Pero atención, ten claro una cosa. Reflexionar no es lo mismo que “comerse la cabeza”. Eso es darle vueltas a un asunto y no llegar a ninguna conclusión.

Reflexionar es comprender. Y cuando comprendes, aprendes. Y cuando aprendes, evolucionas. Y cuando evolucionas, trasciendes tu realidad.

Si no comprendes porque sientes esto o aquello, porque actúas de tal manera u otra, cuáles son tus sentimientos y tu verdadera naturaleza y de donde vienen… es muy probable que siempre te quedes en ese mismo nivel de consciencia.

Cuando comprendemos algo, podemos pasar a otro nivel de consciencia superior. Y si seguimos reflexionando, comprendiendo y ascendiendo pueden pasar cosas maravillosas. Entre otras cosas, cada vez eres más sabio/a con lo cual cada vez afinas más la puntería para tomar decisiones en tu vida y cada vez las jugadas te salen mejor.

Pero lo mejor de todo lo que podría pasarte es que te liberarías de todo el sufrimiento que comporta el hecho de haber nacido siendo humano en la Tierra. Sería equivalente a lo que Buda se refería con la iluminación.

La comprensión de tu verdadera naturaleza y de la vida te hará libre. La no-comprensión o no-reflexión te convierten en esclavo y víctima de tus propias circunstancias.

Mantenerte atado a viejos patrones de pensamiento, a apegos o a pensamientos de baja frecuencia (odio, rencor, envidia, celos, miedo, ira, codicia…) tan sólo hacen que perpetuar la mentira y el sufrimiento en tu vida. Sino mira como han sido los momentos en los que más inconscientemente vivías… ¿crees que estaban llenos de gozo y plenitud, o más bien de sufrimiento y dolor?

Abrirte a la reflexión, abierta y honesta, sin miedo a ver lo que sea que pueda presentarse marcará una diferencia significativa entre vivir tu vida consciente o inconscientemente.

120 + 1 preguntas

A continuación comparto contigo algunas de las preguntas que de acuerdo a mi opinión, son importantes que te cuestiones.

Yo he reflexionado sobre ellas, y el haber ido encontrando las respuestas, me han dotado de una fuerza divina, de un poder infinito y de una dirección en mi vida hacia un lugar muy verdadero y auténtico.

Obtener las respuestas y sobretodo comprenderlas, no por lo que digan los libros, algunos maestros u otros que dicen llamarse “sabios” o “gurús”, me ha llevado a trascender mi realidad y vivir en un plano mucho más elevado de consciencia.

El verdadero aprendizaje es el que nace de la experiencia, ¡de tu propia experiencia! Así que por ello, al encuentro de respuestas. No pospongas más el encuentro con tu propia verdad, ves hacia luz y prepárate para recibir esas grandes lecciones que la vida tiene para ti.

Seguro que hay muchas más, esto es sólo un breve aperitivo para ir empezando J

¡Vamos allá!

 

  1. ¿Quién soy yo?
  2. ¿A que he venido aquí?
  3. ¿Cuál es mi misión?
  4. ¿De dónde vengo y hacia dónde voy?
  5. ¿Dios existe?
  6. ¿De dónde proviene esa fuerte energía que me guía por la vida?
  7. ¿Para qué vivo?
  8. ¿Sigo mi propia verdad?
  9. ¿Creo mi propia realidad haciendo uso de todos mis recursos y capacidades psíquicas?
  10. ¿Comprendo cómo funciona mi mente y sé controlarla?
  11. ¿Trabajo el pensamiento positivo?
  12. ¿Soy consciente de mis pensamientos?
  13. ¿Vivo en el momento presente, o más bien siempre vuelvo al pasado o me voy hacia el futuro?
  14. ¿Creo ciegamente en mí mismo/a?
  15. ¿Confío en la vida?
  16. ¿Soy consciente del potencial creador que existe en mí?
  17. ¿Cuáles son mis miedos?
  18. ¿Qué puedo hacer para que mis miedos no me paralicen?
  19. ¿Tengo un pensamiento basado en la abundancia o en la escasez?
  20. ¿Soy libre?
  21. ¿Cómo puedo ganar libertad personal en mi vida?
  22. ¿Vivo para trabajar, o trabajo para vivir?
  23. ¿El trabajo que realizo me hace sentir pleno y realizado?
  24. ¿Qué actividades me quitan toda mi energía?
  25. ¿Vivo atrapado/a en la rutina?
  26. ¿Cómo puedo gestionar mejor mi tiempo para disfrutar más de la vida?
  27. ¿Cuáles son mis creencias erróneas acerca del trabajo y el dinero?
  28. ¿He adquirido la creencia de que trabajar es sinónimo de sacrificio?
  29. ¿Qué cambios puedo hacer en el trabajo que realizo para que mi vida sea como a mí me gustaría?
  30. ¿Asumo mis responsabilidades o me evado de ellas?
  31. ¿Considero que soy una persona madura e íntegra?
  32. ¿Soy coherente con mis ideas y principios, o me traiciono a menudo a mi mismo?
  33. ¿Digo, siento, hago y pienso lo mismo?
  34. ¿Se expresar mis ideas de forma adecuada?
  35. ¿Me comunico asertivamente y sé escuchar al otro?
  36. ¿Se expresar adecuadamente mis sentimientos o decir “te quiero” a las personas que más quiero?
  37. ¿Estoy presente, o ausente?
  38. ¿Qué es la muerte?
  39. ¿Me da miedo envejecer?
  40. ¿Sigues viviendo la vida con una actitud inocente y mirada limpia y pura de niño/a?
  41. ¿Vivo cada instante de mi vida como si fuera el último?
  42. ¿Qué es el alma?
  43. ¿Soy consciente de que soy un ser divino?
  44. ¿De qué está hecho mi cuerpo?
  45. ¿Cuáles son mis dones?
  46. ¿Estoy desarrollando al máximo mi potencial creativo?
  47. ¿Soy consciente de mis bloqueos?
  48. ¿Estoy viviendo la vida que siempre he querido vivir?
  49. ¿Doy gracias a la vida cada mañana por tanto que me da?
  50. ¿Vivo desde el resentimiento y la crítica, o desde un estado de gratitud y gozo?
  51. ¿Amo incondicionalmente a todo y a todos?
  52. ¿Honro a la naturaleza y a todos los seres vivos que habitan el planeta: plantas, animales, personas, montañas, ríos, mares…?
  53. ¿Me he comprometido a vivir mi vida expandiendo al máximo mi amor?
  54. ¿Hay odio en mí? ¿Cómo puedo liberarme de él?
  55. ¿Adopto el papel de víctima, o de protagonista de mi vida?
  56. ¿Busco fuera la seguridad que me falta dentro?
  57. ¿Me apego a otras personas, posesiones materiales o rutinas para sentirme más “seguro/a”?
  58. ¿Sé estar solo/a conmigo mismo/a?
  59. ¿Medito habitualmente para armonizar mi cuerpo, mente y espíritu?
  60. ¿Mantengo un equilibrio entre mi parte masculina y femenina?
  61. ¿Qué es eso que me da miedo ver de mi mismo?
  62. ¿Acepto mi sombra o lado oscuro, o más bien lo rechazo?
  63. ¿Me muevo en mi zona de confort o en mi zona de aprendizaje?
  64. ¿Renuncio a mis sueños por vivir una vida cómoda?
  65. ¿Fluyo con la vida, o vivo con estrés?
  66. ¿Soy capaz de comprometerme conmigo mismo y trascender mi realidad para hacer realidad mis sueños, cueste lo que me cueste?
  67. ¿Estoy dispuesto/a a salvar todos los obstáculos que la vida me presente para ser feliz?
  68. ¿Soy una persona auténtica o más bien sigo e imito lo que hacen otros?
  69. ¿Creo que comprando moda, complementos, objetos materiales, llevando tatuajes, maquillajes o cualquier otro elemento “externo” voy a ser más feliz?
  70. ¿Cómo puedo vivir más conectado conmigo mismo/a y menos dirigido hacia lo exterior?
  71. ¿Vivo una vida sencilla y auténtica, o una vida repleta de elementos externos esperando que eso me haga más feliz?
  72. ¿Soy consciente que la felicidad solo se puede alcanzar trabajando desde el interior y esforzándome con coraje y persistencia, minuto a minuto?
  73. ¿Veo la realidad tal cual es, o me gusta maquillarla?
  74. ¿Se estar en silencio y disfrutar de él?
  75. ¿Comprendo mis emociones y sé gestionarlas?
  76. ¿Soy verdaderamente feliz? ¿Qué puedo hacer para serlo?
  77. ¿Aprendo de mis errores, o me sigo tropezando siempre con la misma piedra?
  78. ¿Me acepto a mi mismo/a tal y como soy?
  79. ¿Me trato con amor o más bien me “machaco” todo el tiempo?
  80. ¿Se cuáles son mis límites?
  81. ¿Se cuidar de mí mismo, de mi salud física y mental?
  82. ¿Sé poner límites a otras personas para defender lo que es importante para mí?
  83. ¿Se decir “No”?
  84. ¿Acostumbro a sentirme culpable? ¿Por qué?
  85. ¿Me trato a mi mismo/a con amor y compasión, o con dureza?
  86. ¿Trato a los demás con amor y compasión, siempre desde el máximo respeto?
  87. ¿Sé ponerme en el lugar de los demás y mostrar empatía?
  88. ¿Me molesta que me lleven la contraria?
  89. ¿Me gusta controlar a los demás, o les dejo ser libres?
  90. ¿Me siento cómodo/a cuando las cosas no son como a mí me gustan?
  91. ¿Duermo en paz cada noche?
  92. ¿Si muriera hoy mismo, moriría con la conciencia tranquila?
  93. ¿Me considero una persona honesta y sincera?
  94. ¿Acostumbro a criticar a los demás?
  95. ¿Atraigo a gente positiva a mi vida?
  96. ¿Mantengo relaciones de amistad sanas, que me ayudan a crecer?
  97. ¿Sé elegir bien mis amistades y compañías?
  98. ¿Soy una persona que me hago querer por los demás?
  99. ¿Se diferenciar entre los amigos que merecen la pena y los que no?
  100. ¿Disfruto de mi cuerpo y mi sexualidad de una manera respetuosa conmigo misma y con los demás?
  101. ¿Me conozco a mi mismo/a?
  102. ¿Vivo la realidad, o vivo en el mundo de la ilusión y un mundo repleto de fantasías?
  103. ¿Sé lo que es el ego?
  104. ¿Soy consciente de cómo el ego hace que alimente una falsa identidad, que no es lo que yo verdaderamente soy?
  105. ¿Tengo miedo al “qué dirán”?
  106. ¿Tengo miedo a fracasar?
  107. ¿Qué es el karma?
  108. ¿Mantengo una armonía entre mi cuerpo y mi mente?
  109. ¿Trabajo para desarrollar mi espiritualidad y elevar mi nivel de consciencia?
  110. ¿Dedico una parte de mi tiempo para ayudar a los demás?
  111. ¿Estoy comprometido/a socialmente de una manera u otra para ayudar a crear una sociedad más justa y equitativa?
  112. ¿Estoy programado para ser obediente o para ser libre?
  113. ¿Estoy dispuesto/a a romper con las cadenas del sistema que me constriñen y me controlan?
  114. ¿Me exijo demasiado a mi mismo/a? ¿Por qué?
  115. ¿Tengo adicciones o malos hábitos que me enferman o me impiden ser libre?
  116. ¿Qué puedo hacer para dejar mis malos hábitos y adicciones?
  117. ¿Eres consciente de que la realidad es multidimensional, es decir, no hay una sola realidad, sino que muchas paralelas?
  118. ¿Leo enseñanzas de maestros que me inspiran y pueden llevarme a un nivel de consciencia y comprensión más elevado?
  119. ¿Contribuyo en la construcción de un mundo mejor basado en valores de respeto, igualdad, tolerancia, compasión e igualdad?
  120. ¿Soy el cambio que quiero ver en el mundo y un ejemplo a seguir?

 

  1. ¿Y ahora qué? ¿Cuál será mi siguiente paso para transformar mi vida? ¿Qué objetivos me propongo ya, aquí y ahora?

 

Llegados a éste punto, te dejo para que tu contigo mismo reflexiones acerca de lo que sea que tengas que reflexionar.

Tómate tu tiempo para encontrar las respuestas, y si me dejas, te doy un consejo: No las busques fuera de ti, ni en libros ni en vídeos de Youtube.

Busca las respuestas DENTRO DE TI, ¡AUNQUE TE LLEVE UNA VIDA ENCONTRARLAS!

 

Y ahora dime tu…

 

¿Qué preguntas consideras más importante que las personas se cuestionen?

¿Hay alguna pregunta que para ti sea vital o imprescindible que no esté en ésta lista?

¿Hay alguna pregunta que te resuene o te inquiete especialmente?

 

Amig@, valiente… ¡Te espero en el apartado de comentarios!

Cintia

Mi misión es ayudarte a hacer un cambio de vida, reinventándote personal y profesionalmente durante un año sabático mientras te acompaño en tu proceso de desarrollo personal y crecimiento espiritual.

¡No te vayas sin mi regalo! Descárgate mi GUÍA GRATIS: "Los 7 errores de novata que debes evitar al planificar el mejor año de tu vida".

 
Shares
Share This